Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar su visita y recopilar datos analíticos. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Dispone de más información en nuestra Política de Cookies.

Por el Barranco del río Dulce

Guadalajara

Del Castillo del Cid al mirador de Félix Rodríguez de la Fuente, este viaje por tierras de Guadalajara une a estos dos personajes que han marcado por motivos bien diferentes una parte de la ...
79
40km
-
Jadraque
16.2km
Mandayona
23.6km
Pelegrina

Del Castillo del Cid al mirador de Félix Rodríguez de la Fuente, este viaje por tierras de Guadalajara une a estos dos personajes que han marcado por motivos bien diferentes una parte de la historia de España.

 

Comenzamos el viaje en Jadraque (50 kilómetros al norte de la capital guadalajareña). La población se levanta junto al río Henares y el paseo por sus callejuelas nos descubre casonas, palacetes, escudos de armas, blasones, iglesias y ermitas. Destaca entre ellas la Casa de los Verdugo, de imprescindible visita, que cobija la Saleta de Jovellanos, donde el ilustrado escritor e incomprendido político residió durante meses; allí recibió a Goya, quien pudiera ser el autor de las pinturas murales de la casa.  Otros edificios notables son la Casa de las Cadenas, palacete de estilo castellano, cuna de intrigas de Isabel de Farnesio; y la Casona de San Juan, parada y fonda de Doña Juana la Loca en sus viajes entre Castilla y Aragón. En la calle de San Juan se levantan bellos edificios de los siglos XVI a XIX.

 

El tesoro patrimonial de Jadraque se completa con la iglesia de San Juan Bautista donde se superponen los siglos XVI, XVII y XVIII, la ermita del Santísimo Cristo de estilo clasicista, el convento de los Capuchinos y las ermitas de San Isidro y la de Cáritas.

 

Tras el paseo por el caserío nos dirigimos al cerro situado en el extremo norte del pueblo en el que se levanta el magnífico Castillo del Cid. Estamos ante uno de los últimos ejemplos de castillo-palacio residencial construidos en España. Con sus cien metros de longitud, su primer propietario, y quien ordenó la reforma por la que adquiere su aspecto actual, fue Rodrigo Díaz de Vivar y Mendoza, conde del Cid e hijo primogénito del cardenal Mendoza. El castillo era un símbolo destinado a mostrar la grandeza de los Mendoza y su supuesta descendencia del propio Cid Campeador.

 

Continuamos por el valle del Henares para adentrarnos en el Parque Natural del Barranco del río Dulce, donde durante millones de años las aguas ha ido disolviendo las calizas y excavando el cañón actual que se manifiesta a través de ciudades encantadas, cuevas o simas que se pueden observar con toda claridad en el meandro abandonado de La Cabrera. El resultado es un relieve muy llamativo que se compone de parameras amplias y altas, interrumpidas por el corte del cañón del río Dulce, y también de sus afluentes, que dan lugar a cascadas estacionales.

 

El Parque Natural del Barranco del río Dulce se extiende por los términos municipales de Sigüenza (La Cabrera y Pelegrina), Mandayona (Aragosa), Saúca (Jodra del Pinar), Torremocha del Campo, Mirabueno y Algora.

 

En Madayona abre sus puertas el Centro de Interpretación del Parque, que puede ser un buen punto de partida para conocer esta joya de la naturaleza castellanomanchega. Para disfrutar del Parque con todos los sentidos lo mejor es recorrer a pie o en bicicleta de montaña algunas de las numerosas rutas aptas para todos los públicos. En nuestro paseo encontraremos bosques de encinas, quejigos, sabinas y enebros; y vegetación ribereña con chopos o álamos, sauces y fresnos. En sus cielos es fácil observar el vuelo de buitres leonados, águilas reales o halcones peregrinos; y en las riberas podemos divisar a las majestuosas garzas, los ánades reales, el colorido martín pescador y o la graciosa lavandera cascadeña.

 

Uno de los rincones más espectaculares del parque es la Hoz de Pelegrina, que parte del mismo pueblo, y que podemos recorrer realizando una ruta circular de 4 kilómetros. Paseando junto al río, ante nuestros ojos se levantan agujas, torres, ciudades encantadas, arcos de piedra y cascadas. La ruta pasa junto a la caseta de Félix Rodríguez de la Fuente, el incansable divulgador de la naturaleza española que filmó en estos parajes algunos de sus más famosos capítulos del popular programa televisivo El hombre y la tierra. El mirador que lleva su nombre en la carretera que conduce a Sigüenza es otra de las paradas obligadas.

 

Hay también una ruta especialmente acondicionada para invidentes que parte del pueblo de La Cabrera y se dirige por la derecha del río Dulce aguas abajo. Apta para carritos de niños en todos los tramos.

 

Todas las estaciones son buenas para conocer estos parajes, aunque el colorido de los bosques en primavera y en otoño tiene un encanto especial.

 

El disfrute del Barranco del río Dulce lo completamos con la visita a Pelegrina y las ruinas de su castillo que sirvió, sobre todo, como residencia y coto de caza para los arzobispos segontinos. Se puede completar el la ruta con un recorrido por el patrimonio cultural de la zona, destacando el conjunto histórico de la cercana Sigüenza, o las ermitas románicas desperdigadas por pequeños pueblos con encanto… aunque esta es una opción que bien merece otro viaje.

Oficinas de turismo
Oficina de Turismo de Guadalajara
Pza. de la Aviación Española S/N
Guadalajara
949 887 099
Oficina de Turismo de Sigüenza
C/ Serrano Sanz, 9
19250 Sigüenza
949 347 007
Descargar folletos

También te puede interesar

Te sugerimos algunos planes que por cercanía están relacionados con este viaje.

Turismo Castilla-La Mancha 2019. Todos los derechos reservados.

Castilla-la Mancha