Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar su visita y recopilar datos analíticos. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Dispone de más información en nuestra Política de Cookies.

Ventas y molinos en el corazón de La Mancha

Ciudad Real

Este viaje, de apenas 35 kilómetros pero cuatro poblaciones diferentes, tiene el único objetivo de sumergirnos en los mismos paisajes y arquitecturas que vio Cervantes en el siglo XVI. Estamos en ...
32
48km
-
Venta del Quijote
0.2km
Plaza de la Constitución
1.3km
Molinos de Viento
15.4km
Herencia
17.1km
Alcázar de San Juan
12.8km
Barrio del Albaicín
0.4km
Campo de Criptana

Este viaje, de apenas 35 kilómetros pero cuatro poblaciones diferentes, tiene el único objetivo de sumergirnos en los mismos paisajes y arquitecturas que vio Cervantes en el siglo XVI. Estamos en el corazón de La Mancha, la patria de Don Quijote.

 

En el segundo capítulo de El Quijote, Cervantes elige Puerto Lápice como escenario en el que iniciar las aventuras de Don Quijote "por ser un lugar muy pasajero". Aquí, en una venta, el ingenioso hidalgo es armado caballero. Poco más adelante, en el capítulo VIII, tiene lugar la más famosa y desquiciada batalla del libro: la de Don Quijote contra los molinos de viento.

 

Así, por gracia de Cervantes y gracias a las desgracias de un “loco” maravilloso, Puerto Lápice, la estructura de una venta manchega y la estampa de un cerro coronado por uno o varios molinos han pasado a formar parte del imaginario universal.

 

En Puerto Lápice, las ventas son hoy el principal atractivo turístico. Estos grandes caserones mantienen su distribución original, en torno a un patio central con pozo, soportales, establos, mesón y habitaciones para pernoctar. Se conservan la Posada Dorotea Jiménez, la del Rincón y la del Quijote. Sólo podemos visitar esta última, la famosa Venta del Quijote, que actualmente hace las veces de restaurante y sala expositiva.

 

Si buscamos ese embrujo evocador de las construcciones manchegas tradicionales, la plaza de la Constitución es una parada obligatoria: un amplio espacio rodeado de dos alturas de soportales de madera pintada en color almagre. En ella se celebran las fiestas, bailes y teatros; su forma y colores nos recordarán mucho al famoso Corral de Comedias de Almagro.

 

En la cercana sierra de la Serranilla, tres molinos restaurados acentúan la estampa cervantina y típicamente manchega que nos deja Puerto Lápice.

 

Apenas a 10 km se levanta otro cerro y otros molinos, los de Herencia. De época algo posterior a la que nos ocupa, en 1790 se construyó el primero de estos siete molinos, aunque llegó a haber hasta once molinos en 1807.  Actualmente se alza la bella imagen de siete molinos con nombre propio: El Ama, La Sobrina, Dulcinea, Maritornes, La Dueña Dolorida, La Duquesa y Teresa Panza.

 

Desde Herencia, a Alcázar de San Juan. Ya desde la lejanía, en el cerro de San Antón, se observan las impresionante figuras. Se conservan 4 de los 19 molinos de viento y 2 de agua que llegó a tener la ciudad: Rocinante, Barataria, Fierabrás y Barcelona. Se han musealizado dos molinos. Uno como Centro de Interpretación del Paisaje Manchego y otro alberga una reconstrucción de la maquinaria original del siglo XVI que realiza moliendas tradicionales en diversas fechas a lo largo del año.

 

Abiertos de viernes a domingo.

Mañanas, de viernes a domingo de 10:30 a 13:30 h.

Tardes, de viernes a domingo: 16:00 a 18:00 h.

 

Hablar del vecino Campo de Criptana es hablar de sus molinos de viento en la sierra de los Molinos.

 

Nuestra recomendación es acceder hasta los molinos mediante un paseo a pie desde el centro histórico del municipio, lo que permitirá contemplar el característico paisaje de La Mancha desde sus miradores naturales. Ascenderemos por el barrio del Albaicín y podremos detenernos en las casas-cueva en un paseo más que agradable: estamos en el arquetipo de barrio manchego, con sus casas de teja árabe y pintadas en blanco y añil, calles estrechas y en pronunciada pendiente.

 

De los treinta y cuatro molinos que llegaron a existir en épocas pasadas, actualmente se conservan diez en buenas condiciones.

 

Los antiguos, Sardinero, Burleta e Infante permanecen en pie desde el siglo XVI y están declarados Bien de Interés Cultural, conservando su mecanismo original. Los modernos, el Inca Garcilaso, el Cariari, el Vicente Huidobro, el Pilón, el Lagarto, el Culebro y el Poyatos son jóvenes de 1900.

 

Actualmente son visitables el Molino Infante, el Burleta, el Culebro, que alberga el Museo de Sara Montiel, el Quimera, que acoge el Museo sobre la Semana Santa de la localidad y el Molino Poyatos, actual punto de información turística. El resto están cerrados al público.

Recomendaciones para el viaje

El Carnavalcázar, del 25 al 28 de diciembre, es el famoso carnaval de Alcázar; una fiesta transgresora en una época inusual: Navidad.

 

Herencia siempre se ha caracterizado por arraigadas tradiciones, entre las que ocupa un lugar destacado el carnaval. Tanto que se adelanta una semana a todos los demás. Por algo se llama a su fecha de inicio Sábado de los Ansiosos.

Oficinas de turismo
Oficina de Turismo de Alcázar de San Juan
Plaza de España, s/n
13600 Alcázar de San Juan
926 552 968
Oficina de Turismo de Campo de Criptana
C/ Rocinante, 39 Sierra de los Molinos
13610 Campo de Criptana
926 563 931

También te puede interesar

Te sugerimos algunos planes que por cercanía están relacionados con este viaje.

Turismo Castilla-La Mancha 2019. Todos los derechos reservados.

Castilla-la Mancha