Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar su visita y recopilar datos analíticos. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Dispone de más información en nuestra Política de Cookies.

El románico de Atienza y la Sierra de Pela

Guadalajara

La Sierra de Pela, en el noroeste de la provincia de Guadalajara, presenta un paisaje de amplias parameras en las que encontramos pequeño pueblos serranos que albergan bellos templos románicos que ...
77
59km
-
Atienza
21.5km
Sierra y Laguna de Somolinos
4.5km
Albendiego
16.2km
Campisábalos
7.2km
Villacadima
8.8km
Galve de Sorbe

La Sierra de Pela, en el noroeste de la provincia de Guadalajara, presenta un paisaje de amplias parameras en las que encontramos pequeño pueblos serranos que albergan bellos templos románicos que han sido recuperados en las últimas décadas y hoy lucen en todo su esplendor.

 

Estas iglesias y ermitas han pasado a convertirse en visita obligada para los amantes del arte, y en un indudable atractivo para los viajeros. Además de la original riqueza de estos templos, de la belleza de sus pequeños pueblos y recónditas aldeas, el visitante disfrutará, por estos caminos, de una naturaleza espectacular.

 

El cerro rocoso sobre el que se alza su castillo se divisa mucho antes de llegar a las puertas de Atienza. El punto de partida de nuestro viaje es una de las más hermosas poblaciones de toda Guadalajara, con un fantástico conjunto monumental y cruce de importantes rutas como las del Cid, la del Románico Rural y la del Quijote. Las altas murallas del núcleo urbano sirvieron para dar cobijo hasta catorce templos románicos en esta villa medieval. Hoy, el paseo por Atienza nos permite descubrir bellas portadas, pórticos, ábsides y arcos hasta en cinco de sus iglesias: Santísima Trinidad, Santa María del Rey, San Bartolomé, San Gil y Santa María del Val, esta última a las afueras de la población es de líneas sencillas y humilde belleza con una hermosa portada.

 

Subimos hasta su castillo, situado en la parte más alta del pueblo. Utilizado por los celtíberos y luego por los árabes que construyeron una fuerte alcazaba, fue reformado por los cristianos tras la Reconquista. Durante la Edad Media cambió de manos numerosas veces entre los siglos IX y XI. Fue ocupado por Alfonso III, por Almanzor y por Sancho García, entre otros, para ser definitivamente tomado por Alfonso I de Aragón, Rey consorte de Castilla por su matrimonio con Urraca I. Es nombrado en El Cantar de Mío Cid, refiriéndose a él como “peña muy fuerte”.

 

Una visita muy recomendable es el Museo de la Santísima Trinidad. En su interior se puede contemplar una magnífica exposición de arte religioso. El paseo por sus callejas nos permite descubrir rincones como la Plaza del Trigo, magnífico ejemplo de plaza castellana o la Plaza de España, con su forma triangular y la fuente de los delfines del siglo XVIII. En sus edificios más notables se encuentran los Museos de Atienza.

 

En la misma Sierra de Pela se levantan otros templos románicos cuya visita el viajero no debe perderse. Hacia el norte, ya cerca de Soria, podemos visitar las iglesias de Romanillos de Atienza, y la de Nuestra Señora de la Natividad, en el pequeño pueblo serrano de Hijes.

 

Hacia el oeste, por las altas parameras y los picos de las sierras al fondo, nevados durante los meses de invierno, pasamos junto a la preciosa Laguna de Somolinos antes de llegar a Campisábalos, donde nos espera la iglesia de San Bartolomé con la capilla de San Galindo y su friso horizontal, único en su género y que representa el tema iconográfico de los meses del año según las faenas agrícolas.

Continuamos camino hacia la iglesia de San Pedro en el pueblo abandonado de Villacadima muy cerca de Cantalojas.

 

En Galve del Sorbe nos detenemos para visitar su impresionante castillo, que destaca por su gran torre del homenaje, su gran riqueza arquitectónica y su dominio visual del valle del Sorbe y la Sierra de Pela. Su interior dispone de cinco plantas, con una inmensa chimenea en la tercera, y bóveda de sillería en la cuarta. Galve fue propiedad del infante Don Juan Manuel, que levantó un primitivo castillo sobre una fortaleza musulmana. Pasaría a ser propiedad en el siglo XV de Diego López de Estúñiga, y en el XVI de Baltasar Gastón de Mendoza, primer conde de Galve. En el XVIII pasó a manos de los duques de Alba, que conservan el título de condes de Galve.

 

La siguiente parada nos conduce a la iglesia de Santa Coloma de Albendiego, una de las más imponentes del románico de Guadalajara y situada en un precioso entorno; destaca su exquisita cabecera y el interior del ábside principal, cuyos ventanales filtran los rayos del sol configurando un bello juego de luces. Cerca del pueblo, en el monte del Alto Rey, están la ermita de Cristo rey, importante centro de romerías, y las de La Soledad y San Roque.

Recomendaciones para el viaje

Merece la pena no perderse la Caballada de Atienza, Fiesta de Interés Turístico Nacional que se celebra el domingo de Pentecostés.

Oficinas de turismo
Oficina de Turismo de Sigüenza
C/ Serrano Sanz, 9
19250 Sigüenza
949 347 007
Oficina de Turismo de Atienza
C/ Héctor Vazquez, 2
19270 Atienza
949 399 293
Descargar folletos

También te puede interesar

Te sugerimos algunos planes que por cercanía están relacionados con este viaje.

Turismo Castilla-La Mancha 2019. Todos los derechos reservados.

Castilla-la Mancha