Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar su visita y recopilar datos analíticos. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Dispone de más información en nuestra Política de Cookies.

La Ruta de la Lana

Guadalajara

Es sabido que, desde hace muchos siglos, los fieles cristianos han recorrido los caminos que llevan hasta el sepulcro del Apóstol Santiago en la catedral de Santiago de Compostela. Muchos caminos se ...
169
137km
-
Salmerón
35km
Trillo
11.6km
Cifuentes
45.9km
Sigüenza
31.5km
Atienza
13km
Miedes de Atienza

Es sabido que, desde hace muchos siglos, los fieles cristianos han recorrido los caminos que llevan hasta el sepulcro del Apóstol Santiago en la catedral de Santiago de Compostela. Muchos caminos se encargaron de canalizar el trasiego de los peregrinos. Uno de ellos fue (y es) el Camino de Levante, que, desde Valencia y Alicante, se dirige hasta Burgos cruzando las montañas levantinas, la Mancha, las Alcarrias de Cuenca y Guadalajara y los páramos sorianos. Este Camino de Levante coincidió mucho tiempo con la llamada Ruta de la Lana, que servía para que esquiladores, ganaderos y comerciantes llegaran al gran centro comercial lanar, que era la ciudad de Burgos. Por ello, al Camino de Santiago se le ha llamado, a su paso por la provincia de Guadalajara, “La Ruta de la Lana”.

 

Es una ruta espectacular y variada cuyas etapas más importantes son Salmerón, Trillo, Cifuentes, Mirabueno, Sigüenza (en su variante, aunque el camino principal va por Mandayona), Huérmeces del Cerro, Atienza y Miedes de Atienza. Es ideal para el senderismo y el ciclismo, ya que se puede dividir en varias etapas y tramos de cómodos trazados. Existe una descripción detallada aquí.

 

También os proponemos este otro track específico para senderistas que parte la Ruta de la Lana en 6 etapas.

 

Etapa I “Por la Ruta de la Lana”, de Salmerón a Viana de Mondéjar (21,550 km)

Etapa II “Caminos literarios”, de Viana de Mondéjar a Cifuentes (20,240 km)

Etapa III “Polvorientos caminos en La Alcarria”, de Cifuentes a Mandayona (25,500 km)

Etapa IV “Por el Dulce a Sigüenza”, de Mandayona a Sigüenza (20,300 km)

Etapa V “Entre Sigüenza y Atienza: tras los pasos del Cid”, de Sigüenza a Atienza (32,000 km)

Etapa VI “El destierro del Cid”, de Atienza a Miedes de Atienza + límite provincias (19,000 km)

 

En coche, nuestro viaje podría tener las siguientes paradas.

 

Iniciamos nuestro viaje en Salmerón. Con poco más de doscientos vecinos este pueblo ofrece a sus visitantes una singular plaza Mayor. Lo curioso de su plaza es la forma triangular que tiene, por lo demás en ella impera es estilo castellano de los edificios que la rodean entre los que se cuenta el Ayuntamiento, con soportales y una torre central que acoge el reloj y un par de escudos. El ábside de la iglesia también asoma a esta plaza. La iglesia parroquial se llevó a cabo entre los siglos XIV y XV. La portada a los pies está formada por un arco de medio punto con dos arquivoltas y los bustos de San Juan Bautista, San Pedro, San Bartolomé y San Pablo; hay otra en el lado norte con pilastras y ático con hornacina y dos escudos. Dentro resaltan dos capillas, una gótica del XVI y otra barroca del XVII; varias obras de orfebrería y vestiduras de la misma época.

 

Por paisajes de campos cerealistas y bosque mediterráneo, vamos desde Salmerón hasta Trillo, donde unas espectaculares cascadas sirven de encuentro a las aguas del río Cifuentes con el Tajo. Hay que acercarse a sus puentes y a la Casa de los Molinos -la edificación con más solera del pueblo- para entender la simbiosis del caserío con el agua que ha modelado su paisaje y su historia.

 

Más adelante, Cifuentes, bella población entre páramos y rasos paisajes de serenidad tan propios de la Alcarria, debe su nombre al asperjado de manantiales que origina el afluente del Tajo con el mismo nombre, que en su origen fue Cien Fuentes. Entre su patrimonio monumental destaca la Iglesia de San Salvador, con su espectacular portada románica dedicada al Apóstol Santiago. Su origen data del siglo XIII y su construcción entremezcla elementos de estilos románico, gótico, renacentista y barroco. El Convento de Santo Domingo es otra de las paradas obligadas; en él destaca la portada renacentista de su iglesia. En la actualidad es sede del Centro de Arte Santo Domingo y del Centro de Recepción de Visitantes de Cifuentes.

 

En su arquitectura civil sobresale su peculiar plaza Mayor, del siglo XVI, triangular, típicamente castellana; la Casa de los Gallos, afamada casona del siglo XVI; y los restos de su importante castillo construido por el Infante don Juan Manuel, señor de la villa y sobrino de Alfonso X El Sabio, en 1.324.

 

Nuestra siguiente parada es Sigüenza, una de las ciudades más bellas de Castilla-La Mancha que bien merece una estancia larga, de al menos un día. El paseo por sus calles, aunque sea breve, nos sumerge en su larga e intensa historia.

 

Desde aquí, a Atienza. El cerro rocoso sobre el que se alza su castillo se divisa mucho antes de llegar. Estamos en una de las más hermosas poblaciones de toda Guadalajara, con un fantástico conjunto monumental y cruce de importantes rutas como las del Cid, la del Románico Rural y la del Quijote. Las altas murallas del núcleo urbano sirvieron para dar cobijo hasta catorce templos románicos en esta villa medieval. Hoy, el paseo por Atienza nos permite descubrir bellas portadas, pórticos, ábsides y arcos hasta en cinco de sus iglesias: Santísima Trinidad, Santa María del Rey, San Bartolomé, San Gil y Santa María del Val, esta última a las afueras de la población es de líneas sencillas y humilde belleza con una hermosa portada.

 

Ya en los límites con Soria, el final del camino, Miedes de Atienza, una pequeña villa –apenas 100 habitantes– que sin embargo posee una gran interés turístico propiciado por formar parte de la Ruta del Cid, de esta Ruta de la Lana y por su propio conjunto urbano. Partiendo de la plaza Mayor, en un paseo por las calles del conjunto urbano podremos contemplar casas típicamente serranas y algunos palacios construidos en el siglo XVII. Todos ellos lucen orgullosos en sus fachadas los escudos heráldicos de sus antiguos propietarios. Entre ellos son de renombre el palacio de Juan de Recacha junto a la iglesia, el de Beladíez Trujillo en la plaza Mayor, y otro que luce en su fachada el escudo de la Inquisición. Respecto a la iglesia parroquial, conserva algunos de sus atributos románicos, por ejemplo la cabecera, pese a que fue reformada durante el siglo XVIII. Lo más destacado del interior es el retablo mayor, del siglo XVIII, con una bella imagen de la Virgen con el Niño y los enterramientos de las familias nobles del pueblo.

Oficinas de turismo
Oficina de Turismo de Sigüenza
C/ Serrano Sanz, 9
19250 Sigüenza
949 347 007
Oficina de Turismo de Atienza
C/ Héctor Vazquez, 2
19270 Atienza
949 399 293
Oficina de Turismo de Trillo
C/ de La Vega s/n
19450 Trillo
949 815 363
Descargar folletos

También te puede interesar

Te sugerimos algunos planes que por cercanía están relacionados con este viaje.

Turismo Castilla-La Mancha 2020. Todos los derechos reservados.

Castilla-la Mancha