Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar su visita y recopilar datos analíticos. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Dispone de más información en nuestra Política de Cookies.

El Alto Tajo desde arriba

Guadalajara

Imprescindible: prismáticos. Esta ruta se puede hacer en familia y nos lleva hasta el increíble mirador del Castillo de Alpetea.   La extensión, riqueza natural y variedad paisajística de la ...
179
17km
-
Monasterio de Buenafuente del Sistal
6.4km
Comienzo-Cementerio de Villar de Cobeta
0.8km
Camino desde la CM-2113
0km
Bifurcación hacia Castillo de Alpetea
8.9km
Final-Castillo de Alpetea

Imprescindible: prismáticos. Esta ruta se puede hacer en familia y nos lleva hasta el increíble mirador del Castillo de Alpetea.

 

La extensión, riqueza natural y variedad paisajística de la zona hacen obligado preparar con esmero el viaje. Muchos de sus principales atractivos se pueden visitar en coche, pero será con el paseo a pie como conseguiremos empaparnos de uno de los enclaves naturales más bellos y mejor conservados de España.

El objetivo de este trayecto a pie es subir a un sitio bastante desconocido pero igualmente espectacular: desde el Castillo de Alpetea veremos los valles del Tajo y del Gallo en un mirador único y espectacular. El Castillo de Alpetea no es castillo, sino restos de construcciones, quizás chozos de pastores.

 

La ruta es lineal y fácil, apta para todos los niveles, con un desnivel de apenas 100 m.

Eso sí, al ser zona alta (estamos a 1.200 m) se recomienda hacer en primavera o verano.

 

Distancia: 9,400 km (ida y vuelta)

Tiempo de recorrido a pie: 2,30 horas

 

La ruta comienza en Villar de Cobeta.

 

Poco antes de llegar a Villar de Cobeta se encuentra el Monasterio de Buenafuente del Sistal y que fue fundado por Alfonso VIII a finales del siglo XII, destacando de todo el conjunto su templo monasterial románico, de estilo cisterciense francés. En la actualidad las monjas bernardas siguen habitando este cenobio, regentando igualmente una hospedería anexa. Es el único monasterio cisterciense que sigue habitado en Guadalajara. Como curiosidad hay que señalar que la fuente situada junto a la iglesia y que da nombre al monasterio sigue manando agua desde hace siglos.

 

Llegados a Villar, al lado de la iglesia sale una callejuela que desciende rápidamente y nos saca a la pista asfaltada que viene desde el Puente de San Pedro. Enfrente está el cementerio.

 

Andamos por la carretera CM-2113, dejando atrás el cementerio y diversas edificaciones que servían para guardar el ganado, hoy la mayoría prácticamente hundidas.

 

Cuando llevamos casi un kilómetro andando llegamos a un cruce. De frente sale un camino que (desciende hasta el Puente de San Pedro). Si nos fijamos bien veremos la señalización blanca y roja de los senderos GR y, a la izquierda, hay un pequeño poste que nos indica “Castillo de Alpetea” y “Sabina Gorda”.

 

El camino es ancho y de buen piso, apenas presenta dificultad y como a 800 metros después del cruce anterior llegamos a la Sabina Gorda que se encuentra a la izquierda. Nuestro camino continúa por la ancha pista, aunque a la derecha vemos que nos sale la traza de un viejo camino, ascendente, que nos lleva a un alto, no hay problema pues se junta con el nuestro porque da un pequeño rodeo. El camino desciende y vuelve a subir y cuando corona la cuesta está el desvío del GR-10 y de Caminos de la Hermandad que se internan en el sabinar para descender al valle del Tajo, pasando antes por el Collado de las Sabinas.

 

Seguimos por nuestro amplio camino a la izquierda y en algo más de un kilómetro y medio se termina la pista. Este es el lugar que sirve de aparcamiento para los que se acercan en vehículo, que son los pocos. De frente, junto a una sabina, sale la traza de una senda; aquí el camino ya toma dirección sur. Seguimos por la senda sin perderla y en kilómetro y medio nos deja en el borde del acantilado del Castillo de Alpetea, que es nuestro destino final. Desde el mirador las vistas a ambos lados se nos antojan magníficas, el paisaje a todos los lados nos permite tomar bonitas fotografías.

 

En el final del acantilado pétreo del Castillo de Alpetea, a 1.269 metros de altitud, tenemos una las mejores vistas de toda la provincia.

 

A la izquierda todo el valle del Gallo que viene desde las parameras molinesas y tras haber recorrido el angosto Barranco de la Hoz. Abajo vemos el Puente de San Pedro y la confluencia del Gallo con el Tajo. El Tajo llega hasta aquí limpio y cristalino y de aguas azul turquesa.

 

De frente observamos todo el valle del Tajo y sus meandros; también es posible ver el mirador que está en Peñacorva, en sus cercanías la Escaleruela y todos los farallones del barranco. Y al fondo las casas de Zaorejas.

 

A nuestra derecha sigue la continuación del barranco del Alto Tajo; más cerca es fácil ver la cascada del Campillo que es impresionante cuando lleva un buen caudal de agua. No es difícil observar aves volando por encima de nuestras cabezas.

El camino de vuelta es el mismo que nos trajo.

Oficinas de turismo
Oficina de Turismo de Molina de Aragón
C/ Tiendas, 62
19300 Molina de Aragón
949 832 098
Descargar folletos

También te puede interesar

Te sugerimos algunos planes que por cercanía están relacionados con este viaje.

Turismo Castilla-La Mancha 2020. Todos los derechos reservados.

Castilla-la Mancha