Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar su visita y recopilar datos analíticos. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Dispone de más información en nuestra Política de Cookies.

Pastrana. Villa Ducal

Guadalajara

Dice Camilo José Cela en su Viaje a la Alcarria: “A la mañana siguiente, cuando el viajero se asomó a la plaza de la Hora, y entró, de verdad y para su uso, en Pastrana, la primera sensación ...
71
13km
-
Palacio Ducal
0.3km
Colegiata y Museo Parroquial de Tapices
0.2km
Convento de San José
1.5km
Convento del Carmen
11km
Castillo de Zorita de los Canes

Dice Camilo José Cela en su Viaje a la Alcarria: “A la mañana siguiente, cuando el viajero se asomó a la plaza de la Hora, y entró, de verdad y para su uso, en Pastrana, la primera sensación que tuvo fue la de encontrarse en una ciudad medieval, en una gran ciudad medieval.”

 

En la vega del río Arlés, entre el Tajo y el Tajuña, está esa ciudad medieval que dice Cela, la Villa Ducal de Pastrana. Sus múltiples muestras de patrimonio artístico y cultural le han valido el título de Conjunto Histórico Artístico.

 

La historia de sus calles y monumentos van de la mano con la de personajes famosos y relatos literarios: sus conventos e iglesias, Santa Teresa, San Juan de la Cruz; las casas y palacios, como la del dramaturgo y poeta Moratín, que se instaló en la villa durante largas temporadas; las calles que Camilo José Cela inmortalizó en su Viaje a la Alcarria; o el palacio Ducal, proyectado por Alonso de Covarrubias, donde estuvo retenida y prisionera la princesa de Éboli por orden de Felipe II…

 

Continúa describiendo Cela: “La plaza de la Hora es una plaza cuadrada, grande, despejada, con mucho aire.”

 

La plaza está gobernada por el imponente Palacio Ducal, de estilo renacentista y con abundancia de elementos manieristas. Se conservan unos maravillosos artesonados diseñados por Alonso de Covarrubias, de estilo plateresco. Asimismo, destacan los zócalos de azulejería toledana de estilo mudéjar. En la torre de levante estuvo retenida y prisionera la princesa de Éboli, doña Ana de Mendoza y de la Cerda, entre 1581 y 1592, por orden de Felipe II. Es muy conocido el balcón enrejado que da a la plaza, donde podía asomarse la princesa durante una hora al día, de ahí el nombre de la plaza.

 

En un paseo calmado por las calles de Pastrana nos encontraremos bellos rincones y callejuelas, murallas y puertas, y casas y palacios nobles entre los que cabe destacar algunos: el Colegio de San Buenaventura, el Palacio viejo, el Palacio de los Burgos, Casa de la Inquisición o Casa de la Sinagoga, Casa del Caballero Calatravo...

 

Merece una visita la iglesia de la Colegiata,del siglo XIV, con añadidos posteriores como su portada gótica del XV y la gran reforma del XVII que predomina en su actual estructura. En su interior, el Museo Parroquial, muy denso en contenido, alberga una magnífica colección de tapices góticos de Alfonso V de Portugal.

 

Esta colección de tapices es una joya artística: además de por su extraordinaria calidad, tamaño (miden 11 metros de largo cada uno) y perfección técnica, destaca por describir unos hechos históricos contemporáneos a su realización; se tejieron pocos años después de los acontecimientos que representan, por lo que que se consideran un ejemplo valiosísimo de periodismo fotográfico de la época.

 

Desde la Colegiata podemos ir al convento de San José (1569), uno de los conventos que fundó Santa Teresa de Jesús en Pastrana, lo que nos obligará a callejear. Hoy alberga un restaurante totalmente recomendable y que conserva todo el ambiente del siglo XV.

 

El convento del Carmen, a las afueras, fue también fundado por Santa Teresa de Jesús en 1569. Entre sus religiosos destacó la figura de San Juan de la Cruz, que fue maestro de novicios. Aquí se instala el nuevo museo V Centenario de Santa Teresa: una colección de siete grandes óleos que narran la llegada de Santa Teresa de Jesús a Pastrana en 1569 y la fundación de los conventos.

 

Si queremos seguir el resto de la princesa de Éboli, ya totalmente fuera de la villa, a 10 km kilómetros, se encuentra el antiguo castillo de Zorita de los Canes, en la actualidad totalmente en ruinas. Los orígenes de esta fortaleza se remontan al siglo X. Tras pasar de mano en mano durante siglos, en el año 1565 fue comprado por Ruy Gómez de Silva y su esposa: la princesa de Éboli. Hasta allí gustaba ir doña Ana para contemplar desde la gran terraza del torreón sur del castillo las ruinas de lo que se ha venido a identificar con la población visigótica de Recópolis.

 

Entre sus fiestas tradicionales, hay que destacar la Ronda de San Sebastián de enero, la Fiesta de los Mayos y su afamado Festival Ducal, a mediados de julio.

 

El Festival Ducal es un conjunto de actividades culturales en espacios arquitectónicos emblemáticos ambientadas en el momento histórico de mayor esplendor de Pastrana: el Siglo de Oro. Teatro, títeres, conciertos, mercado renacentista, conferencias, jornadas gastronómicas, etc... El desfile de trajes renacentistas y barrocos es la actividad estrella del Festival. Reyes, príncipes, nobles, clérigos, soldados, músicos y plebeyos desfilan por las calles de Pastrana con sus magníficos trajes de época.

 

Pastrana produce varios productos con Denominación de Origen: la miel, el aceite de Alcarria y el vino. Entre los platos típicos se encuentran el cordero asado, las migas, las gachas o sus famosos dulces de Pastrana, como las yemas de Santa Teresa.

Oficinas de turismo
Oficina de Turismo de Pastrana
Plaza de la Hora, s/n
19100 Pastrana
949 370 672
Información adicional
Descargar folletos

También te puede interesar

Te sugerimos algunos planes que por cercanía están relacionados con este viaje.

Turismo Castilla-La Mancha 2019. Todos los derechos reservados.

Castilla-la Mancha