Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar su visita y recopilar datos analíticos. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Dispone de más información en nuestra Política de Cookies.

Camino del Cid. Día 1

Guadalajara

El Camino del Cid es un itinerario turístico cultural basado en un personaje histórico, Rodrigo Díaz, y en una obra literaria: el Cantar de mío Cid. Siguiendo sus huellas se traza un recorrido de ...
166
56km
-
Atienza
16.5km
Robledo de Corpes
26.3km
Pinilla de Jadraque
4.3km
Medranda
3.9km
Castilblanco de Henares
4.6km
Jadraque

El Camino del Cid es un itinerario turístico cultural basado en un personaje histórico, Rodrigo Díaz, y en una obra literaria: el Cantar de mío Cid. Siguiendo sus huellas se traza un recorrido de unos 2.000 kilómetros que pasa por 8 provincias españolas, desde Vivar del Cid, en Burgos, hasta Orihuela, en la provincia de Alicante.

 

El tramo por la provincia de Guadalajara recorre unos 150 km desde Atienza hasta Maranchón, ya lindando con Soria. El trayecto se caracteriza por su diversidad y riqueza natural y paisajística: la serranía de Atienza, a 1.320 metros de altitud, los valles de los ríos Henares y Dulce, el Parque Natural Barranco del Río Dulce y el Parque Natural del Alto Tajo; por su riqueza patrimonial: encontramos en el camino algunos pueblos de los más bonitos de España, declarados Conjunto Histórico y/o Artístico, y castillos, atalayas y edificaciones defensivas, hitos del románico y el gótico...; y, cómo no, por sus fiestas y tradiciones y una rica gastronomía a base de dulces, caza, cordero, cabrito y setas.

 

En coche o moto, el Camino del Cid alcarreño se puede hacer en 1 o 2 días, pero, a nuestro juicio, sin tiempo suficiente para saborear cada parada.

 

Por eso proponemos 3 etapas, realizables en coche, moto, cicloturismo o BTT.

 

Etapa 1

46,65 Km

Atienza-Robledo de Corpes-Pinilla de Jadraque-Medranda-Castilblanco de Henares-Jadraque

 

Para BTT

 

Etapa rápida pero muy intensa, con un buen número de kilómetros por asfalto y un perfil de bajada generalizado. Los tramos BTT señalizados facilitan el pedaleo por pistas y caminos de buen firme donde apenas encontraremos contratiempos. Tan sólo al llegar al río Cañamares podremos encontrarnos con «la sorpresa» de obligarnos a cruzar el río descalzos y con la bici a hombros.

 

Dificultad física: baja

Dificultad técnica media

Tiempo estimado 4 h 40 m

Tramo señalizado BTT: Sí

Señalización: GR

 

Descarga una topoguía detallada para BTT

 

Atienza, el punto de partida de nuestro viaje es una de las más hermosas poblaciones de toda Guadalajara, con un fantástico conjunto monumental y cruce de importantes rutas como las del Cid, la del Románico Rural y la del Quijote. Las altas murallas del núcleo urbano sirvieron para dar cobijo hasta catorce templos románicos en esta villa medieval. Hoy, el paseo por Atienza nos permite descubrir bellas portadas, pórticos, ábsides y arcos hasta en cinco de sus iglesias: Santísima Trinidad, Santa María del Rey, San Bartolomé, San Gil y Santa María del Val, esta última a las afueras de la población es de líneas sencillas y humilde belleza con una hermosa portada.

 

Su castillo, situado en la parte más alta del pueblo, cambió de manos numerosas veces entre los siglos IX y XI. Fue ocupado por Alfonso III, por Almanzor y por Sancho García, entre otros, para ser definitivamente tomado por Alfonso I de Aragón, Rey consorte de Castilla por su matrimonio con Urraca I. Es nombrado en El Cantar de Mío Cid, refiriéndose a él como “peña muy fuerte”.

 

Una visita muy recomendable es el Museo de la Santísima Trinidad. En su interior se puede contemplar una magnífica exposición de arte religioso. El paseo por sus callejas nos permite descubrir rincones como la Plaza del Trigo, magnífico ejemplo de plaza castellana o la Plaza de España, con su forma triangular y la fuente de los delfines del siglo XVIII. En sus edificios más notables se encuentran los Museos de Atienza.

 

Robledo de Corpes, situado sobre la ladera del pequeño y solitario pico del Otero, de 1.332 metros, es un precioso ejemplo de arquitectura popular de la serranía de Atienza. La iglesia de San Gil Abad, construida en pizarra, es de origen románico. Por sus alrededores encontramos jaras, robles y pinares.

 

Pinilla de Jadraque se halla ubicado en la fértil vega del río Cañamares. Es visita inexcusable la iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción, del siglo XII, de estilo románico rural, en la que destaca una preciosa galería porticada.

 

Siguiendo el tramo del río Cañamares cruzaremos Medranda y Castilblanco de Henares, pequeños pueblos de construcciones sencillas rodeados de frondosos bosques de ribera, principalmente choperas, ideales para el descanso.

 

Finalmente, Jadraque, hermosa y acogedora villa de fuerte tradición cidiana, gastronómica y religiosa, asoma al valle desde su privilegiada situación.

 

La población se levanta junto al río Henares y el paseo por sus callejuelas nos descubre casonas, palacetes, escudos de armas, blasones, iglesias y ermitas. Destaca entre ellas la Casa de los Verdugo, de imprescindible visita, que cobija la Saleta de Jovellanos, donde el ilustrado escritor e incomprendido político residió durante meses; allí recibió a Goya, quien pudiera ser el autor de las pinturas murales de la casa. Otros edificios notables son la Casa de las Cadenas, palacete de estilo castellano, cuna de intrigas de Isabel de Farnesio; y la Casona de San Juan, parada y fonda de Doña Juana la Loca en sus viajes entre Castilla y Aragón. En la calle de San Juan se levantan bellos edificios de los siglos XVI a XIX.

El tesoro patrimonial de Jadraque se completa con la iglesia de San Juan Bautista donde se superponen los siglos XVI, XVII y XVIII, la ermita del Santísimo Cristo de estilo clasicista, el convento de los Capuchinos y las ermitas de San Isidro y la de Cáritas.

 

Tras el paseo por el caserío nos dirigimos al cerro situado en el extremo norte del pueblo en el que se levanta el magnífico Castillo del Cid. Estamos ante uno de los últimos ejemplos de castillo-palacio residencial construidos en España. Con sus cien metros de longitud, su primer propietario, y quien ordenó la reforma por la que adquiere su aspecto actual, fue Rodrigo Díaz de Vivar y Mendoza, conde del Cid e hijo primogénito del cardenal Mendoza. El castillo era un símbolo destinado a mostrar la grandeza de los Mendoza y su supuesta descendencia del propio Cid Campeador.

Oficinas de turismo
Oficina de Turismo de Atienza
C/ Héctor Vazquez, 2
19270 Atienza
949 399 293
Descargar folletos

También te puede interesar

Te sugerimos algunos planes que por cercanía están relacionados con este viaje.

Turismo Castilla-La Mancha 2020. Todos los derechos reservados.

Castilla-la Mancha